Ser madre, lesbiana y musulmana en IndonesiaAnita y Ukke, una historia de amor a contracorriente

El 93% de los indonesios cree que la sociedad no debería aceptar la homosexualidad

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • mename
  • Linkedin
  • mail
  • WhatsApp

Valora esta noticia

Información

A los 13 años Ika se dio cuenta de que le gustaban las niñas. Descubrió que era lesbiana, incluso a pesar de no saber que así se denomina su orientación sexual.

No le gustaba jugar con las chicas y tenía más amigos que amigas. Cuando se decidió a contárselo a su familia la respuesta no fue la esperada: debería casarse y tener hijos con un hombre, luego podría divorciarse y rehacer su vida con otra mujer. Estaban en el baño, justo antes de irse a la cama, en su casa, en Bendo, un pueblo de casas bajas, vendedores ambulantes, geométricos arrozales y mezquitas, al Este de Java.

El 93% de los indonesios cree que la sociedad no debería aceptar la homosexualidad, según un estudio del PewReserch Center de 2013, en el que se preguntó a 37.653 personas de 39 países.

La madre, la señora Alimah, que desde hace tiempo esperaba la conversación, inquirió, amable:

–¿Por qué? –Se hizo un silencio.

–Porque no me gustan los chicos –admitió Anita, de sopetón.

–Está bien ––respondió la señora, –pero recuerda que eres nuestra única hija y quiero ser abuela.

Así es como esta bella indonesia, lesbiana, madre, abuela, exactriz, exmodelo y activista de 49 años, buscó “una solución para querer a una chica”, explica pragmática, en cuclillas, en la segunda planta de su casa en Surabaya, mientras acaricia a “Paris”, un gato blanco y miel que no se está quieto, y su pareja Ukke prepara café.

En los últimos meses se ha intensificado el discurso de odio contra las personas LGTB en Indonesia. La historia de amor de Anita y Ukke es reflejo de una doble lucha, como lesbianas y como mujeres, en una sociedad en la en la que una debe, sobre todo, casarse y ser madre. Su relato también cuestiona estereotipos, llevan 11 años juntas y Anita es musulmana.

Para la activista, “la vida es más simple de lo que parece”. “Somos normales y tenemos una vida normal”. “No importa si eres lesbiana, heterosexual o bisexual. Lo importante es lo que haces por los otros. Sé tu misma. Sé fuerte. No olvides que antes de exigir respeto, los otros necesitan el tuyo”, concluye.

Descubre nuestros reportajes sobre la lucha LGTB en Sinfiltros.

Publicación

26 de junio, 2017

Créditos

  • Reportero e imagenLola García-Ajofrín
  • MontajeMaría Merino y Julián Sánchez
  • ProducciónJessica Cabrera

Categorías

Comentarios

Aporta, opina, participa en la conversación, apoya, condena, di lo que tengas que decir, lo que piensas, lo que sientes. Pero hazlo con educación y respeto. Gracias.

Galería

Este vídeo está rodado en Indonesia

* Haz click sobre los puntos destacados del mapa para ver más vídeos por sus localizaciones.

Otros Vídeos que te pueden interesar

Relacionados

En esta misma categoría